fbpx

¡¿No tienes lo necesario para aprender percusión?!. No lo postergues por las razones equivocadas.

Tocar-Percusion-Blog-B03-Que-no-tienes-lo-necesario-para-aprender-percusion-no-lo-postergues
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on pinterest
Share on tumblr

¿Quieres aprender a tocar percusión pero sientes que no tienes lo que se necesita?. ¿Te han dicho que no eres bueno para la música, y tú te lo has creído?. ¿Sigues postergando tus ganas de aprender a tocar ese instrumento de percusión que tanto deseas, por culpa de ideas y preconceptos que no son ciertos?. Hasta aquí has llegado con eso!!. Hoy es el día de enfrentar y poner fin a esos prejuicios. En este post te brindaré los recursos para que puedas dar por tierra con las ideas limitantes que te detienen y puedas empezar tu camino en el mundo de la percusión. 

 

A continuación, te presentaré los preconceptos que más comúnmente escuchamos referidos a “Lo que se necesita para aprender a tocar percusión”. La mayoría de ellos los he escuchado de boca de personas que concurrieron a mi escuela buscando aprender a tocar percusión, y que, como tú querían iniciarse en la percusión pero sentían que no tenían lo necesario. Seguramente hayas escuchado alguno de estos argumentos, y quizás te hayas convencido de que eran ciertos y, probablemente a partir de alguno de ellos asumiste que la percusión y la música no eran lo tuyo. Nada más alejado de la realidad!!!.

 

“Tocar música es solo para los músicos”

Este es un comentario que comúnmente escucho de parte de personas que tienen la intención de empezar a estudiar percusión, pero dudan de si podrán o no cumplir ese deseo. Como en la mayoría de los preconceptos que voy a refutar, muy posiblemente esta idea la hemos escuchado en nuestra infancia de boca de algún familiar, o dicho por alguien a quien queríamos y respetabamos mucho. Así, aceptamos esa idea sin discutirla y la incorporamos como “una verdad absoluta”. Con el tiempo, ese concepto ajeno a nosotros se convierte en una creencia limitante que nos condiciona a la hora de poder tomar una decisión tan simple como la de querer empezar a aprender a tocar percusión.

 

Está comprobado que todos tenemos la potencialidad de expresarnos musicalmente. Es una habilidad innata y que vamos desarrollando a medida que vamos creciendo. Para que la misma se exprese y desarrolle son vitales la fuerza de nuestras inquietudes, y el estímulo de nuestros padres y de las personas significativas en nuestra vida. Esta habilidad permanece latente en nosotros y es posible despertarla a partir de la práctica y el aprendizaje musical en cualquier etapa de nuestras vidas. 

 

“No tengo oído para la música”

 

Esta idea resuena fuertemente en muchas personas cuando se enfrentan con el deseo de aprender a tocar un instrumento musical, y en muchos casos es lo que los lleva a desistir de hacer el intento. En primer lugar, “Tener oído para la música” no es una habilidad innata de las personas, sino que es una habilidad que vamos adquiriendo a lo largo de nuestro desarrollo a partir de nuestra curiosidad e inquietud respecto al mundo que nos rodea. El estímulo que recibimos de las personas que nos rodean también juega un rol importante. En segundo lugar, lo que comúnmente se denomina como “Oído musical” es una habilidad que puede comenzar a desarrollarse en cualquier etapa de nuestras vidas, y que puede sofisticarse con el estudio progresivo de un instrumento musical. 

 

No he nacido con talento para la música”

 

Es importante saber que todas las personas que conocemos o vimos tocar percusión, y a quienes les atribuimos habilidades musicales extraordinarias, al inicio de su recorrido en el camino de la percusión probablemente arrancaron de un punto similar al que nosotros estamos actualmente. Es decir, o bien tenían un desconocimiento absoluto acerca de la percusión y lo necesario para tocar un instrumento concreto, o bien tenían algunos conocimientos autodidactas, y recibieron ayuda de un maestro o mentor para desarrollarse como percusionistas. Cualquiera sea el caso, el factor determinante en ese punto no fue el talento, si no la decisión de hacer caso omiso a los preconceptos y ser consecuente con su deseo de tocar percusión. Es decir, que enfrentaron sus dudas y se decidieron a transitar el proceso de aprendizaje que los llevó a la realidad musical en la que se encuentran actualmente. 

 

“Es necesario saber y leer música para aprender a tocar percusión”

 

Leer música, no es una condición sine qua non para aprender música, ni para hacer música. Si buscas en Google vas a encontrar una larga lista de músicos famosos que se iniciaron en la práctica musical sin leer ni escribir música, y eso no les impidió aprender a tocar un instrumento, ni subirse a un escenario a expresarse musicalmente. 

La música ante todo es un lenguaje, un medio que utilizamos para comunicar ideas y sentimientos. Como todo lenguaje, es un sistema de reglas que organizan los distintos elementos que conforman una pieza musical -notas, figuras, sonidos,ritmo, armonía, melodía, etc.-. Por lo tanto, el lenguaje musical es susceptible de ser aprendido de la misma forma que cualquier otro lenguaje, es decir, a partir de la escucha, la exploración y la práctica musical.

 

“No tengo la creatividad que tocar percusión requiere”

 

Con respecto a este argumento, es interesante que te detengas por un momento a pensar que “hacer música” y “tocar percusión” es lo que te va a ayudar a ser más creativo, y no a la inversa. Es decir, al iniciar un proceso de aprendizaje, en la mayoría de los casos llegamos totalmente desprovistos de saberes y prácticas, y es a lo largo del camino de aprendizaje que transitamos vamos adquiriendo los mismos. Por lo tanto, para iniciarte en el camino de tocar la percusión no hay ningún requisito que esté relacionado con que tengas que “ser creativo”, pero si está la certeza de que serás más creativo una vez que hayas transitado ese camino de aprendizaje. 

 

“Soy muy grande para aprender a tocar percusión”

 

El preconcepto “Ser muy grande para….”, en una de las principales creencias limitantes que hace que muchas personas no se animen a concretar algo que anhelan hacer. Como en el caso de los preconceptos anteriores, no hay ninguna evidencia que determine que la edad es un factor determinante para poder aprender o no a tocar percusión. Pese a ello muchas veces, los prejuicios sociales nos hacen creer que si tenemos “cierta edad” ya no “estamos para andar haciendo el ridículo” o “haciendo cosas de niño”, y se nos exige que nos “comportemos como adultos”. Frente a esto, creo fervientemente que uno debe darle prioridad a sus deseos por sobre el pensamiento de los demás, y animarse a concretar aquello que tanto anhelas hacer,  más allá de cualquier prejuicio. 

 

“Aprender percusión es muy difícil y complicado”

 

Es importante señalar que aprender a Tocar Percusión es tan difícil y complicado como cualquier otra cosa que intentes aprender. Y esto es así porque siempre que te propones aprender algo nuevo te embarcas en un proceso, que involucra una serie de pasos o etapas, organizados con una lógica que está orientada hacia que logres tu objetivo, en este caso aprender a tocar percusión. 

Todo proceso de aprendizaje que inicies te propondrá un camino que va de lo simple a lo complejo, buscando que cada una de las instancias sirva de base para poder superar el siguiente nivel de dificultad. En consecuencia, en este marco “lo difícil y complicado” está presente en todo proceso de aprendizaje que te propongas, ya que el objetivo del mismo es que desarrolles los conocimientos y habilidades para que domines una actividad o conocimiento en particular. 

 

“No dispongo de tiempo suficiente para aprender a tocar percusión”

 

Hay una máxima que dice que “El Tiempo es relativo”, y se aplica también al proceso de estudiar percusión. Te propongo lo siguiente. antes de detenerte a pensar en el tiempo que supuestamente te insumirá aprender a Tocar Percusión, te sugiero un ejercicio que te será más útil y productivo.

Tomate unos minutos para pensar conscientemente cuál o cuáles son los objetivos concretos que te propones al realizar esta actividad. Es decir, piensa que buscas al aprender a tocar percusión: divertirte, aprender algo nuevo, realizar una actividad que permita liberar el stress, poder juntarte a tocar con amigos, realizar una actividad que me permita ser más creativo, desarrollarte como percusionista profesional etc. Una vez que tengas claro el porqué y para qué lo haces, recién ahí será viable que empieces a pensar cuánto será el tiempo que te demandará aprender a tocar percusión. 

Siguiendo está lógica, el tiempo que le tengas que dedicar a estudiar percusión estará estipulado por los objetivos que te hayas propuesto y no a partir de una medida objetiva y ajena de tiempo. Es decir, que la cantidad de horas que le tengas que dedicar estarán definidas a partir de expectativas y exigencias acordes a los objetivos que tu te propones con la percusión, estableciendo así una intensidad y una carga horaria específica y adecuada a tus necesidades.

 

“Aprender música implica un compromiso a largo plazo”

 

En mi experiencia como docente, he tenido una amplia variedad de alumnos. Algunos han estudiado muchos años conmigo, otros solo lo han hecho por un breve lapso de tiempo, también hubo quienes lo hicieron durante un largo tiempo de manera intermitente. Nuevamente, no existe una única forma, si no que lo que hay son personas con proyectos y objetivos distintos. En ese punto, cada uno decide que es lo mejor para él. 

Lo importante es que cada uno de ellos, no obstante el tiempo que le dedicaron a la percusión, transitaron una experiencia que impactó positivamente en sus vidas y les dio nuevas herramientas para mejorar sus vidas, ya sea tanto en lo personal, en sus relaciones, como en lo laboral. Nuevamente, antes de pensar si el aprender a tocar percusión implica un compromiso de largo plazo o no, te sugiero que pienses más en función de los objetivos que te propones para ello y a partir de ello determina que lugar le vas a dar a la percusión en tu vida.

 

“Se requiere mucho tiempo de práctica para poder obtener resultados”

 

Frente a este preconcepto, lo que te sugiero es que te centres más en la calidad del tiempo de estudio y práctica, que en la cantidad del mismo. Es decir, lo importante para que puedas progresar en el aprendizaje de la percusión no es que sepas cuanto tiempo de práctica necesitas disponer, sino evaluar de qué forma puedes optimizar el tiempo de que dispones para que las sesiones de estudio sean lo más efectivas posibles. 

Existen distintas formas de organizarse, pero en definitiva todas redundan en tres puntos básicos: 

  • En primer lugar: estar presentes y concretados a lo largo de las sesiones, es decir evitar distracciones que te desenfoquen de lo que estás haciendo.

  • En segundo lugar: Tener rutinas establecidas de estudios que te permitan desarrollar hábitos de estudio. Es decir, encarar las sesiones como un “entrenamiento” estipulando una organización secuencial de actividades, que optimice el tiempo dedicado:

  1. Comenzar con una entrada en calor que pone el cuerpo y la mente en estado óptimo para las actividades a realizar.

  2. Desarrollar una rutina de ejercicios que abordan diversas áreas de habilidades y conocimientos, en función de los objetivos de aprendizaje propuestos.

  3. Finalizar con actividades en las cuales los conocimientos entrenados se apliquen prácticamente sobre música.

  • En tercer lugar, para que esta organización sea efectiva, es necesario mantener esta rutina durante periodos de tiempo determinados -semanas o meses-, realizando los ajustes a las mismas que fueran necesarios. 

 

Por último, es interesante pensar que el logro de un “Gran Objetivo” no es más que la consecución de muchos pequeños logros sumados que fueron haciendo posible que adquiríeramos los conocimientos y habilidades para avanzar y llegar al punto final del proceso transitado. 

Entonces las sesiones de estudio deberían estar estructuradas de forma de que cada sesión o conjunto determinados de sesiones pueda cerrar con el logro de un pequeño objetivo concreto que nos acerque al objetivo final planteado.

 

Conclusión

Para concluir quiero transmitirte enfáticamente el concepto que la percusión es para todos, y que todos pueden aprender a tocar percusión. Desde hace más de 20 años trabajo en proyecto de enseñanza que facilitan el acceso a la música y a la percusión a personas de todas las edades, que en su mayoría no tienen conocimiento alguno de música. En los mismos compruebo las ideas y conceptos que te compartí en el presente post. Como muchas cosas en la vida, a tocar percusión se aprende, no es necesario nacer con una condición particular ni una habilidad única para poder disfrutar tocando percusión.

 

Todos pueden aprender y tocar percusión!!!, qué estás esperando?

 


 

Espero que te haya interesado el artículo y que te haya sido útil para despejar las dudas que te detienen en dar esos últimos pasos para entrar al mundo de la percusión. 

 

Si tienes alguna otra duda al respecto o conoces algún otro mito o preconcepto respecto a estudiar percusión con el que estés lidiando y que te esté deteniendo para empezar a estudiar percusión, no dudes en compartirlo para que podamos responderte y darte orientación al respecto. 

 

No olvides de dejarnos tus comentarios.
Te dejo un saludo!

Facundo Alvarez
www.tocar-percusion.com.ar

Suscribete a nuestro Newsletter

Mantente actualizado acerca de todas las novedades, cursos y eventos que realizamos periódicamente.

Tocar Percusión - Blog

Comparte este post con tus amigos!

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on tumblr
Share on pinterest
Share on email